21/10/2020 - Edición Nº686

Interés General | 8 jul 2020

Monseñor Jorge Torres Carbonell

“El tema de los colores de los pañuelos es algo que refleja un mensaje que lo tenemos que descubrir, considerar y no caer con los juicios”

El recientemente nombrado Obispo de la Diócecis de Gregorio de Laferrere, habló por primera vez con un medio local. Aún sin mudarse por la pandemia, espera instalarse pronto para “construir con esperanza”.


Por:
CAÑUELAS AL DÍA

Desde la cuarentena que aún está cumpliendo en Lomas de Zamora, habló con Cañuelas al día Monseñor Jorge Torres Carbonell, quien fue recientemente nombrado  por el Papa como Obispo de la Diócesis de Gregorio de Laferrere. 

“La vida nos está enseñando mucho en este tiempo”, expresó Carbonell explicando la angustia que genera para muchos argentinos las dificultades a nivel laboral. 
  
Reflexionó al respecto diciendo que “muchos caen en la desesperanza”, pero dijo que a su vez le llama la atención la solidaridad que se despertó en el pueblo argentino. “Es una realidad que nos toca a todos por igual” dijo y agregó que este tiempo es una gran invitación para ser solidarios, recordando las palabra sdel Papa Francisco que decían que nadie iba a salir solo de esta pandemia.
 
La solidaridad, las colectas segun cad momento del año y las ollas polulares, es algo que el Obispo va a vivir cuando visite Cañuelas. Con la pandemia aparecieron una gran cantidad manos solidarias para repartir sin cansancio y que llegan a muchísima gente. Algunos de ellos antes tenían sus "changas" o empleos formales, pero la crisis hizo que sus Jefes bajen las persianas y ahora no puedan llevar la comida a sus casas. 
 
“Tenemos que acompañar al pueblo, a los hermanos, a los vecinos, para que no se apaguen las propias fortalezas", dijo Carbonell. Además, resaltó la importancia de descubrir en este tiempo nuestras propias capacidades, lo que podemos seguir haciendo y como vamos a darle pelea al futuro. “Eso nos va a ayudar a tener la mirada más alta”, expresó.  
 
“La vida de Jesús ha sido un camino de ofrenda. Su vida la ofrendó por todos nosotros. Jesús nos da esa fortaleza, nos sostiene, nos ilumina, nos va llenando el corazón y nos ayuda a tener esa mirada en alto”, agregó.
 
En cuanto a los mensajes del Papa en estos tiempos dificiles, recordó esa imagen de un Francisco solitario en la Palza de San Pedro cuando fue la misa de Pascua que se transmitió al mundo. Solitario ante una inmensidad y la incertidumbre. También habló sobre un libro que había sido publicado por la Librería Editora Vaticana donde recoge ocho intervenciones del Papa en los primeros meses del año marcados la pandemia de coronavirus. 
 
En toda su charla puso énfasis en la esperanza de los jóvenes. Habló de la mirada esperanzadora y "limpia" que ellos tienen. “Son más independientes, más libres...nos ayudan a despejar los encerramientos”, dijo analizando una característica propia de una generación. 
 
No le esquivó al tema de las manifestaciones, del simbolismo de lucha que representan los pañuelos y de lo que cada uno expresa. Al respecto, Carbonell dijo: “El tema de los colores de los pañuelos es algo que refleja un mensaje que lo tenemos que descubrir, considerar y no caer con los juicios”. "Lo lindo de los jóvenes es que están dejándonos un mensaje que tenemos que recoger", agregó. 
 
Se mostró con muchas ganas de sumarse y abierto a escuchar con paciencia, de estar cerca y de compartir tiempo junto a esta diócesis que le llegó a sus manos el pasado 30 de junio

 
Pero su querido amigo, el Padre Ale, hizo que Monseñor Jorge Torres Carbonell llegue a Cañuelas mucho antes de ser el Obispo. El 18 de octubre de 2018, vino para despedir a su amigo, junto a un grupo de sacerdotes que participaron de la misa exequial que fue parte de la despedida del querido sacerdote de la Capilla Desatanudos.  
 
Durante la despedida, Monseñor Jorge Torres Carbonell, recordó al Padre Ale como un sacerdote al que la gente llegaba con muchas dificultades y él siempre iba a estar.  

NOTICIAS RELACIONADAS