21/10/2020 - Edición Nº686

Interés General | 13 ago 2020

HABILITACIONES

El drama de los hoteleros

Solicitan que se hagan controles y se exijan las mismas medidas para las casas de alquiler temporal que nunca dejaron de funcionar, pese a la pandemia.


Por:
CAÑUELAS AL DÍA

El municipio anunció que los Hoteles ya cuentan con el permiso para abrir sus puertas, pero solo para uso exclusivo del personal esencial, como por ejemplo personal de salud, fuerzas de seguridad, agentes públicos y aquellos que se encuentren incluidos en el Decreto 297/20 dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional. Por ahora el Turismo continúa prohibido. 

La habilitación incluye una serie de requisitos como por ejemplo “encontrarse debidamente registrados”. Sobre este punto es donde se desató un malestar entre los hoteleros. 
 
Todos ellos se vieron perjudicados por los meses en los que su hotel estuvo cerrado por la pandemia, pero aseguran que en este tiempo los empresarios que alquilan personalmente sus casas de forma “temporal” son los únicos que se beneficiaron. 
 
Ni siquiera se sabe si están registrados oficialmente como tal, o si tributan como corresponden. Mucho menos si ellos siguieron pagando los servicios como comercios, situación que a muchos de los hoteleros los tiene al borde de la quiebra. 
 
A los hoteleros se les va a exigir que los huéspedes, además del del Certificado de Circulación vigente, ocupen las habitaciones de a uno. Esto encarece los costos de muchas empresas que son las que por lo general hacen uso de las instalaciones.  
 

Esta sería una de las razones por la que los empresarios recurren al alquiler temporario de casas o departamentos por la ciudad. Muchos de estos lugares no están ni siquiera cerca de cumplir con medidas de protocolo sanitario y menos aún en cuanto respecta al cupo por habitación. 
 

A principio de la pandemia compartimos una nota en donde una vecina había denunciado la llegada de varios extranjeros a un complejo de departamentos frente a su casa en pleno centro de la ciudad. Estas personas antes concurrían a hoteles mientras duraba el trabajo en Cañuelas. En aquel momento el escándalo expuso que en ese lugar había departamentos de alquiler temporal, pero este tipo de cosas siguió funcionando mientras otros eran obligados a cerrar sus puertas. 
  
Otra de las medias que se exige a los hoteleros es “la limpieza y ventilación de todos los espacios comunes, de trabajo y de atención al público, deberán realizarse al menos tres veces por día", esta medida no se estaría cumpliendo en quienes funcionan fuera de legalidad. 
 

Además, los empresarios hoteleros deben “minimizar el contacto con los huéspedes” y proveer a los empleados de “un equipo básico de protección personal (barbijo, guantes, antiparras)”. También disponer de alcohol en gel, y garantizar la provisión de agua y jabón, como parte de las medidas sanitarias. En el caso de los temporales, nadie garantiza la desinfección entre un inquilino y otro, al menos eso no está regulado, aseguran. 
 

Desde el Hotel Libertad, explicaron que la situación está muy difícil, en su caso 10 familias viven directamente del hotel y otras tantas de forma indirecta. “Desde hace meses que estamos cerrados, las restricciones no nos favorecen”, explican agregando que a su vez comprenden que se trata de medidas para poder avanzar en medio de la pandemia. 

“La competencia es buena hasta que roza con lo desleal o ilegal”, aseguran los hoteleros. Situación similar ocurre con los gastronómicos, otro rubro tan castigado como este.  
 

Ellos siguen sin poder abrir sus puertas y deben recurrir solo al delivery. En Cañuelas hay una gran cantidad de personas que ante la crisis se puso a cocinar y repartir sin cumplir una sola medida de higiene, seguridad y mucho menos cumplir con la AFIP.  
 
En tiempos de pandemia es muy difícil, porque se entiende la necesidad. El reclamo de ellos se basa en la desigualdad.  

NOTICIAS RELACIONADAS