12/11/2019 - Edición Nº342

Interés General | 18 oct 2019

Comenzaron los homenajes al Padre Ale

Con una misa en la Capilla Desatanudos y una visita al Hogar Santa María del Rosario, comenzaron los homenajes en memoria al querido sacerdote de La Garita.


Por:
Cañuelas al día

Las actividades continúan de la siguiente forma:

Sábado 19 de octubre -10:30hs: Visita a las mamás del Hospital Regional Cuenca.

Domingo 20 de octubre - 11hs: Comuniones en la Capilla Desatanudos. 

Lunes 21 de octubre - 15:30hs: Visita la Jardín de la Garita. 

Lunes 28 de octubre - 16hs: Visita al Hogar de Ancianos San José.

Todas las actividades del grupo de colabradores que continúa el legado del Padre Ale se logran en un gran porcentaje con lo recaudado en la Feria Americana ubicada en Av.Libertad 261.


En la misa realizada al cumplirse un año de su fallecimiento se leyó el siguiente texto:

El Padre Ale ejerció su sacerdocio en profundidad, con Cristo vivido y sentido en lo más íntimo de

su ser. Cristo: “mi amigo”, así lo nombraba. Y ese amor a Jesús lo llevó a centrar su mensaje en la permanente preocupación por el otro, los otros, las otras. 

Era humilde, solidario, apasionado por todo lo que emprendía…. Estaba lleno de proyectos y no lo detenían las estructuras. Aprovechaba la potencia de las redes para llegar más y a más gente con el Evangelio. Era pastor y profeta pues podía ver y sentir cómo era Jesús.

Él llegó a nuestras vidas cuando estábamos ávidos de un pastor sencillo, humilde, frontal, comprometido y seguidor de Jesús desde sus acciones, gestos y miradas. Sin dudas nuestras vidas necesitaban una sacudida y así lo hizo. Nos sacudió.  

ALE NOS ENSEÑÓ:

•    Que en tiempos de crisis humanitaria necesitamos volver a Jesús, retomar profundamente su humanidad… volver al Evangelio, a la compasión, al proyecto de Jesús del Reino de los Cielos.

•    que no hay humanidad real sin vida interior. No hay verdadera vida interior si no termina en el otro.

•    Que sanamos cuando nos detenemos y nos preguntamos cómo está nuestro amor y ya no nos detenemos en las culpas golpeándonos el pecho de nuestra hipocresía para calmar nuestra conciencia y dar lo que nos sobra.

•    Sanamos cuando nos hacemos cargo del dolor y la pobreza de los más necesitados, pero sin mirarlos desde arriba, desde un postura de mera beneficencia sino dando todo lo que tenemos como la viuda del Evangelio.

•    Que ya hoy no alcanza el famoso salva tu alma. Hoy nos salvamos como pueblo. Él nos decía “nos salvamos en colectivo y no en taxi”.

•    Nos enseñó que tenemos  que crear una cultura del encuentro dejando que el otro sea otro, sea él mismo.

•    Que hay que dejar de mirarse el ombligo y estar más cerca de los vulnerables, los descartados, los marginados por el sistema, los enfermos, los que están solitos, los niños, los ancianos, los que sufen…

Querido Padre Ale:

Te recordaremos como un gran testigo de Cristo, un profeta, como el hombre auténtico que eras. Te agradecemos por intentar acercarnos a Jesús… Nos ayudaste a mirarnos como pares y hermanos más allá de las diferencias generacionales, de las banderas políticas y hasta de las estructuras religiosas.... Nos empujaste a mirar a los más desprotegidos, a meternos en el barro y a abrazar a quien lo necesita y a no juzgarnos entre nosotros. Nos juntaste como ovejas y nos empujaste a acompañarnos y a querernos y gracias a eso tu partida nos dejó unidos y con ganas de seguir haciendo algo por el otro todos los días.

Nos dejaste la vara alta en “tu legado”… Te pedimos que nos acompañes e intercedas por cada uno de nosotros y para siempre… 

No nos olvidaremos de tus últimas palabras. “Si Uds pasan por ahí y ven a alguien con una carita triste, sean alegría,  sean instrumento de Paz.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NOTICIAS RELACIONADAS