22/10/2019 - Edición Nº321

Interés General | 2 may 2019

A 37 años del hundimiento del ARA General Belgrano, recordamos ese día con José Fazenda de Jesús

El veterano cañuelense pasó más de 40 horas a la deriva tras el ataque donde murieron 323 compañeros.


Un 17 de abril el ARA General Belgrano zarpaba hacia Malvinas con 1093 tripulantes.  Dos semanas después, en la tarde del 2 de mayo de 1982, sin alerta previa el buque fue atacado violentamente y hundido por dos torpedos disparados por el submarino británico HMS Conqueror (S48). 
 
Un cañuelense era parte de esa tripulación. José Fazenda de Jesús, recordó con emoción y dolor en sus palabras esa trágica tarde. Él había ido a invitar a uno de sus compañeros a tomar unos mates y se dirigió al comedor para esperarlo. Fue allí donde escuchó el primer estruendo, el torpedo había golpeado la zona donde estaba su amigo y la que él había caminado unos minutos antes.
 
“No sabíamos lo que pasaba, el golpe fue terrible(…) de repente todo estaba oscuro y había fuego por todos lados”, manifestó José quien admitió que aún le duele muchísimo hablar del tema.
 
De los 323 argentinos que murieron argentinos, 270 fueron durante la explosión y otras murieron durante la helada noche y las horas que duró el naufragio posterior al ataque. José pasó 46 horas en una balsa a la deriva, “intentamos viajar juntos, pero el mar estaba muy bravo esa noche”, recordó.
 
En el 2003, la Armada Argentina y National Geographic, que quería hacer un documental sobre el navío, intentaron hallar el esqueleto oxidado del viejo acorazado hundido. Sin embargo, luego de varios intentos, fallaron en su misión.
La Armada y el equipo de la NGS estuvieron casi dos semanas buscándolo. Pero las adversas condiciones climáticas que se registraron en la zona de rastrillaje, con olas de 9 metros y vientos de más de 60 nudos, imposibilitaron los trabajos.
 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

MÁS NOTICIAS